El debate entre vehículos eléctricos y diésel ha ganado relevancia en la última década, impulsado por la creciente preocupación por el medio ambiente y la búsqueda de alternativas más sostenibles. Los vehículos eléctricos son elogiados por su impacto reducido en las emisiones de gases de efecto invernadero y su contribución a la mejora de la calidad del aire en entornos urbanos. Sin embargo, algunos críticos señalan la dependencia de la electricidad generada por fuentes no renovables y los desafíos asociados con la producción y eliminación de baterías.

Por otro lado, los motores diésel han sido históricamente conocidos por su eficiencia en términos de consumo de combustible y rendimiento en largas distancias. Aunque han experimentado avances en tecnología para reducir las emisiones, persisten las preocupaciones sobre la contaminación atmosférica y la contribución al cambio climático. La industria automotriz se encuentra en una encrucijada, equilibrando la transición hacia la movilidad eléctrica con la optimización de tecnologías diésel más limpias.

En última instancia, el debate no solo abarca la tecnología de propulsión, sino también consideraciones económicas, infraestructura de carga, y las preferencias y necesidades de los consumidores. La evolución de las políticas ambientales, la innovación tecnológica y las tendencias del mercado determinarán la dirección futura de esta conversación, en la que la sostenibilidad y la eficiencia seguirán siendo puntos clave.

EL COCHE ELÉCTRICO

Tipos de carga del coche eléctrico:

El modo de recarga 1 es aquel modo de carga de un vehículo eléctrico en una toma no destinada exclusivamente a la carga de este. Dicho de otra forma, es aquel que se realiza en un enchufe clásico doméstico (una toma SCHUKO) como el que usamos para electrodomésticos como la lavadora.

Este sistema es el más sencillo de los modos de carga de coche eléctrico, pues consiste únicamente en llevar un cable de nuestra clavija tipo “Schuko” 230 V a nuestro vehículo. Normalmente se cargan así pequeñas motos o bicis eléctricas u otro tipo de vehículo pequeño (patinetes, hoverboards, etc.). La toma no incluye seguridad y no se aconseja para vehículos o motos de mayor potencia.

La carga lenta está pensada para la recarga doméstica, en nuestro garaje. Este tipo de recarga es monofásica se realiza con un voltaje de 230V a una potencia máxima de 3,7kW. El vehículo eléctrico o híbrido se conecta a la red eléctrica mediante su conector / adaptador correspondiente para dotar de seguridad a la recarga. El modo de carga 2 consiste en la instalación por parte del usuario de una caja con un enchufe tipo Schuko normalmente de forma preferente para la carga del vehículo eléctrico en cuestión (su uso no es exclusivo, pero suele serlo). Esta caja deberá estar provista de los sistemas de protección adecuados.

Este modo de recarga nos interesa si tenemos algunos tipos de coche híbrido enchufable o, sobre todo, un vehículo eléctrico pequeño como son los cuadriciclos (por ejemplo, EV Tazzari Zero EM2 Space). 

La carga semi-rápida requiere de un dispositivo llamado Wallbox: un punto de recarga destinado exclusivamente a recargar vehículos eléctricos. Este punto de recarga o wallbox incorpora varios sistemas de protección necesarios para la seguridad de la instalación eléctrica y del vehículo. Según la legislación española (ITC-BT 52), este Modo de recarga es obligatorio para los puntos de recarga de uso público (usualmente es complemento de Modo 4).

La conexión del vehículo eléctrico a la red de corriente alterna se realiza mediante equipamiento dedicado en exclusiva a la recarga del vehículo eléctrico. Este modo 3 nos interesa especialmente para uso doméstico si tenemos un híbrido enchufable con una autonomía considerablemente alta o un coche 100% eléctrico. El modo 3 de recarga permite una recarga monofásica o trifásica. Es decir, si nuestro vehículo lo permite, podemos recargarlo hasta 32A (a más de 7.2kWh y 400V).

La recarga en Modo 4 aquella que se realiza en una estación fuera de nuestra vivienda y nos permite recargar como mínimo un 70% de la batería en menos de 30 minutos. El conector estándar más utilizado para este tipo de recarga es el japonés CHAdeMO. Es decir que por el lado del vehículo tendremos un conector de Tipo 1 (SAE J1772 o Yazaki) o de Tipo 2 (IEC, Mennekes) y, a su vez, un conector CHAdeMo o CCS según nuestro EV. Por el lado del punto de recarga la extensión del cable deberá ser CHAdeMO.

El modo 4 es considerado como tal a partir de 50 kWh. Debemos distinguir entre el modo 4 con recarga ‘super rápida’ y el modo 4 con recarga ‘ultra rápida’. Esta última no es aconsejable para carga diaria puesto que puede dañar la batería si hacemos un uso habitual. Está especialmente pensado para las estaciones de uso público exteriores como las electrolineras, donde podemos recargar el vehículo durante trayectos largos o situaciones concretas en las que dispongamos de poco tiempo.

Ventajas del coche eléctrico:

1. Sostenibilidad ambiental: Los coches eléctricos producen menos emisiones de gases de efecto invernadero en comparación con los vehículos de combustión interna, contribuyendo así a la reducción de la huella de carbono.

2. Eficiencia energética: Los motores eléctricos son inherentemente más eficientes en la conversión de energía que los motores de combustión interna, lo que se traduce en un mejor rendimiento en términos de kilómetros por unidad de energía.

3. Costos operativos más bajos: Los coches eléctricos suelen tener costos operativos más bajos debido a la menor complejidad de sus sistemas de propulsión, menos mantenimiento requerido y costos de carga más económicos en comparación con el combustible tradicional.

4. Incentivos gubernamentales: Muchos gobiernos ofrecen incentivos fiscales y subvenciones para fomentar la adopción de vehículos eléctricos, lo que puede hacerlos más asequibles para los consumidores.

Desventajas del coche eléctrico:

1. Autonomía limitada: Aunque las baterías están mejorando, la autonomía de algunos coches eléctricos aún puede ser menor en comparación con los vehículos de combustión interna, lo que puede ser una preocupación en viajes largos.

2. Infraestructura de carga: La disponibilidad de estaciones de carga sigue siendo un desafío en algunas áreas, lo que puede limitar la conveniencia de poseer un coche eléctrico, especialmente en regiones menos desarrolladas.

3. Costo inicial elevado: Aunque los costos de las baterías están disminuyendo, el precio inicial de compra de un coche eléctrico a menudo es más alto en comparación con los vehículos convencionales.

4.Tiempo de recarga: Aunque la carga rápida está mejorando, aún puede llevar más tiempo cargar completamente un coche eléctrico en comparación con llenar un tanque de combustible en un vehículo tradicional.

EL COCHE DIÉSEL

En los últimos años, los vehículos diésel han enfrentado cambios significativos, especialmente en relación con el sistema de reducción de emisiones conocido como AdBlue. Aquí hay algunas tendencias y desarrollos destacados:

1. Normativas de emisiones más estrictas: Las regulaciones ambientales se han vuelto más rigurosas en muchos lugares, lo que ha llevado a una mayor atención sobre las emisiones de óxidos de nitrógeno (NOx) de los vehículos diésel. El AdBlue, una solución de urea, se utiliza en sistemas de reducción catalítica selectiva (SCR) para reducir las emisiones de NOx.

2. Uso extendido de AdBlue: Muchos fabricantes de automóviles han implementado sistemas SCR y el uso de AdBlue en una variedad de modelos diésel para cumplir con las normativas de emisiones más estrictas. Esto ha ayudado a reducir significativamente las emisiones de NOx.

3. Mayor conciencia ambiental: A medida que la conciencia ambiental ha aumentado, la imagen de los vehículos diésel ha experimentado cambios. La percepción pública negativa de las emisiones de diésel ha llevado a una disminución en la demanda de estos vehículos en algunos mercados.

4. Investigación en alternativas: Dada la creciente preocupación por el impacto ambiental, ha habido una mayor investigación y desarrollo de tecnologías alternativas, como vehículos eléctricos e híbridos, que buscan ofrecer opciones más sostenibles y reducir la dependencia de los combustibles fósiles.

Es importante señalar que las tendencias y regulaciones pueden variar según la región y la legislación específica de cada país. El futuro de los vehículos diésel dependerá de cómo evolucione la tecnología, la aceptación del consumidor y las políticas gubernamentales en torno a las emisiones y la movilidad sostenible.

Ventajas del coche diésel:

1. Eficiencia en el consumo de combustible: Los motores diésel tienden a ser más eficientes en términos de consumo de combustible, lo que puede traducirse en una mayor autonomía por tanque de combustible.

2. Torque y rendimiento: Los motores diésel suelen ofrecer un mayor torque a bajas revoluciones, lo que mejora la capacidad de arrastre y proporciona un rendimiento sólido en aplicaciones de carga pesada.

3. Durabilidad y vida útil: Los motores diésel tienden a tener una vida útil más larga y una mayor durabilidad debido a la construcción robusta de sus componentes.

4. Estabilidad de precio del diésel: Aunque los precios de los combustibles pueden variar, el diésel a menudo mantiene una estabilidad de precio en comparación con la gasolina, lo que puede ser beneficioso para los conductores a largo plazo.

Desventajas del coche diésel:

1. Emisiones contaminantes: Los vehículos diésel emiten partículas finas y óxidos de nitrógeno, contribuyendo a problemas de calidad del aire y cuestiones de salud pública.

2. Ruido y vibraciones: Los motores diésel pueden ser más ruidosos y producir vibraciones más perceptibles en comparación con los motores de gasolina, lo que puede afectar la comodidad del viaje.

3. Costos de mantenimiento: Aunque los motores diésel son duraderos, los costos de mantenimiento pueden ser más altos, especialmente en reparaciones relacionadas con sistemas de emisiones y tecnologías asociadas.

4. Imagen ambiental negativa: Debido a las preocupaciones sobre las emisiones y la sostenibilidad, los vehículos diésel han experimentado una imagen negativa en términos medioambientales, afectando la percepción del consumidor.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *