Segundos de seguridad

Segundos de seguridad

La distancia de seguridad que debe mantener un vehículo respecto a otro, según la normativa, es la que le permita detenerse en caso de frenazo brusco, sin colisionar con él.

Anualmente se producen unos 20.000 accidentes en los que el vehículo afectado no había mantenido la distancia de seguridad.

Los datos muestran que este tipo de accidente provoca un mayor número de víctimas, aunque de una gravedad inferior a la media.

La cuestión más importante es conocer cuál es la distancia de seguridad adecuada y, sobre todo, saber calcularla.

Son muchas las variables que intervienen en el proceso de frenado del vehículo. Los reflejos del conductor, que de media tarda un segundo en reaccionar cuando percibe el peligro hasta que acciona el freno. Cuanto más rápido se circule, mayor es la distancia que recorre el coche en ese segundo hasta que el conductor pisa el freno (distancia de reacción).

A ese tiempo habrá que añadir el tiempo que el propio coche tarda en detenerse, una vez pisado el freno (distancia de frenado), en la que influirá el tipo y estado de los frenos, la suspensión y los neumáticos, y factores externos como el estado de la carretera y las condiciones climatológicas.

Si sumamos la distancia de reacción y la distancia de frenado obtendremos la distancia de detención, que es la que recorrerá el vehículo desde que se el conductor percibe el peligro hasta que éste se detiene.

Y ¿cuántos metros de distancia debemos mantener para evitar colisiones? Sólo teniendo en cuenta la velocidad a la que circula el coche, veremos que para 120 Km/hora necesitaríamos al menos 33 metros para el segundo que tardamos en percibir el peligro, más otros 65 metros que tomará que el coche se detenga, es decir, 98 metros.

 

Recorrido antes de parar

La DGT (Dirección General de Tráfico) nos aconseja: “como en la práctica nadie tiene la misma capacidad de reacción y cada coche tiene unas características de frenado diferentes, se admite com fiable mantener una distancia de seguridad equivalente a 2 segundos con el siguiente vehículo, en condiciones normales; 3 segundos en caso de lluvia y más incluso con nieve o hielo”

Anterior entrada

Puesta a punto del vehículo

Siguiente entrada

Coches y contaminación

ryr

Esta página web emplea tanto cookies propias como de terceros técnicas, para recopilar información estadística de su navegación por Internet y para mostrarle publicidad relacionada con sus gustos, así como para mejorar su experiencia de usuario. Al navegar por este sitio web, usted accede al empleo de estas cookies. Puede cambiar la configuración de su navegador para no aceptar su instalación u obtener más información en nuestra Política de cookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar